Ejercito Nacional de Colombia

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Ejercito Nacional de Colombiaimagen no disponible MULTIMEDIAimagen no disponible Campañas Institucionalesimagen no disponible Fe en la Causaimagen no disponible Conoce tu Ejércitoimagen no disponible Héroes de Guerraimagen no disponible Palabras del Comandante del Ejército, General Alejandro Navas Ramos a los soldados de la patria, en la ceremonia del héroe del mes

Fin barra de navegación de las migas


Palabras del Comandante del Ejército, General Alejandro Navas Ramos a los soldados de la patria, en la ceremonia del héroe del mes

Al auscultar el itinerario que describen actos de valor de cada uno de los Oficiales, Suboficiales y Soldados que condecoramos en esta ceremonia y del homenaje rendido a uno de nuestros héroes, conmueve lo más profundo del corazón.
Ustedes, los héroes aquí presentes en cuyos cuerpos hay huellas imborrables de su valor y de otros que nos miran desde el cielo porque ofrendaron la vida defendiendo a los colombianos; merecen que la patria y el Ejército exalten sus nombres y premien su heroísmo

En cada uno hay una historia personal de valentía y solidaridad; de fe en la causa que defienden; de entrega incondicional hasta el último sacrificio, para hacer realidad los propósitos y esperanzas de nuestra Nación.

El Cabo Segundo William Flórez Gutiérrez murió cumpliendo con el deber. El 20 de mayo de 2011, en la vereda Quebrada Sur del municipio de Algeciras en el departamento del Huila, enfrento con arrojo y decisión durante 20 minutos a una cuadrilla de la columna móvil Teófilo Forero de la organización narcoterrorista de las Farc. Se empeño en combate para salvar de sus soldados, a esos hombres que lo acompañaron con fe y esperanza hasta el último aliento de vida.

Ese ejemplo de servicio heroico, nos debe servir de motivación para que todos los días intensifiquemos nuestros esfuerzos de lucha; para que aumentemos nuestra vocación de soldados y no le demos licencia al compromiso de servicio a la patria.

En la lucha contra el secuestro, contra el narcotráfico que tanto daño le ha causado a la juventud, contra la extorsión que poco a poco a limitado la inversión de muchos ciudadanos honestos y emprendedores, contra el terror que ha desplazado a tantos colombianos de sus parcelas, hay hombres que se han comprometido con eficacia y pulcritud, como los que hoy hemos condecorado con la Medalla Fe en la causa.

En algunos hay signos de dolor, de sufrimiento y de sacrificio; en otros se evidencian las limitaciones físicas producto de las balas asesinas o de las minas anti personas; pero igualmente se advierte en su rostro el orgullo de haber defendido con honor la causa de la patria.

Todos esos hombres han actuado con seguridad, pensando en que la unidad de esfuerzos, sumada a la FE DE LA CAUSA que defendemos, es lo que nos permitirá soñar con devolverles la tranquilidad y la paz a la colombianos no está lejos.

A ustedes señores Oficiales, Suboficiales y soldados, nuestra gratitud eterna y la de todo Colombia por integridad, por su valor y su sacrificio. Honraron bien el juramento que compromete al soldado y colocaron en el pedestal de la gloria al Ejército Colombiano.

Doctor Rodrigo Rivera Salazar, Señor Almirante Edgar Cely Núñez, señor Almirante Álvaro Echandía Durán, señor General Gustavo Matamoros Camacho, señor General Alberto González Ruiz, señor General Oscar Naranjo Trujillo, ustedes son profesionales altamente calificados que han alcanzado una difícil meta, gracias a la convicción absoluta de la causa que han defendido durante largos años de servicio a la patria.

Ustedes han colocado toda su confianza en cada una de las misiones y responsabilidades encomendadas y en cada una de las destinaciones por las que han transitado en sus respectivas carreras. Han expresado su FE ABSOLUTA en la tarea realizada en una etapa trascendente para las Fuerzas Militares y para la Policía Nacional, primero en el contexto de la política de seguridad democrática; y en el presente atendiendo con enorme compromiso, eficacia y pulcritud el desarrollo de las tareas que impone la política de prosperidad democrática.

Ese talante de líderes ejemplares que guardan en su corazón de servidores públicos, como superior capital de trabajo la confianza y la seguridad para asumir grandes y delicados retos, les permite hoy llevar sobre su pecho la Medalla FE EN LA CAUSA, presea que el Ejército Nacional ha creado para exaltar las virtudes y valores de sus más destacados servidores.

Mis felicitaciones en nombre de los soldados de Colombia por este reconocimiento; mi expresión respetuosa de inmensa gratitud por su trabajo y por el incondicional apoyo que cada uno de ustedes desde tan distinguidas posiciones le han brindado al Ejército Nacional.

Doña Eunice, don Alfo, desde el cielo su hijo William los está iluminado con sus bendiciones y a nosotros los soldados, marinos, aviadores y policías, nos esta colmando de infinita FE para seguir trabajando sin pausa para que esta querida Colombia pronto pueda transitar por el camino definitivo de la paz y la tranquilidad.

Muchas gracias.