EAS

Director de la Escuela de las Armas y Servicios
Es para mí, motivo de orgullo asumir la Dirección de la Escuela de las Armas y Servicios del Centro de Educación Militar, CEMIL.

Sin duda, se trata de un sueño transformado en reto con el que vamos a lograr, a través de la educación, la excelencia que ha de caracterizar a los oficiales y sub oficiales en su carrera castrense. Por ello, 2015 se configura como el año propicio para que por medio de la enseñanza militar se retorne a los valores básicos enmarcados en la política de calidad del Ejército Nacional
Es necesario rescatar los principios y valores, trascender las fronteras del ser y lograr con ello la perfección del aprendizaje enmarcado en el respeto a la dignidad humana y el reconocimiento de los derechos pero también el cumplimiento de los deberes del personal de planta y de nuestros alumnos.

Para lograr estos objetivos, desde ya trabajamos por contribuir con el mejoramiento de los procesos de capacitación de nuestros estudiantes, fortaleciendo la educación institucional y la cultura del respeto por los derechos humanos.

La EAS ha de asimilarse como la plataforma en la que la honestidad, la lealtad como virtud de conciencia en el impulso de nuestras actuaciones, el respeto, el valor, la prudencia y la constancia sean los valores que lleve impreso en su diario vivir cada militar.

La Escuela será el espacio para que el respeto por los derechos humanos, el respeto por la constitución y por la ley, así como el acatamiento de esta y del Derecho Internacional Humanitario, sean la constante para que a través de principios como el honor militar, valor supremo del soldado, se encaucen las actuaciones de los estudiantes que mañana velarán por defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial para contribuir a generar un ambiente de paz que coadyuve en el progreso de la nación, política en la que se basa nuestra institución.

Asumo con honor esta gran responsabilidad que con disciplina, compromiso, decisión, motivación y deseo llevaré a buen puerto con empeño de cada uno de quienes conforman las dependencias de la Escuela pero sobretodo con la ayuda de Dios como fortaleza y guía para seguir adelante.

La invitación se hace extensiva al personal de oficiales, suboficiales, soldados y personal civil que la integran para que creemos en ella, un ambiente de fraternidad y amistad con un solo fin: ser ejemplo digno y pilar de las unidades que conforman el CEMIL.

Agradezco el voto de confianza en mí depositado y del que puedo dejar constancia que fortaleceré con mi trabajo y con el de aquellos que me rodean y que con amor y fe trabajan en esta causa.



COMPARTIR